Imprimista

Todo sobre impresoras 3D

Este año los Oscars se imprimen con impresora 3D

Y el Oscar es para... son las palabras que todo el mundo está desando escuchar este domingo, cuando se emita la 89 edición de los Oscars, los premios de la Academia.

Esta edición será una experiencia memorable, no sólo porque los últimos doce meses hemos visto una nueva generación de directores, como Barry Jenkins y Denis Villeneuve, junto con actores veteranos, como Denzel Washington; sino también porque las emblemáticas estatuillas Oscar de este año han sido impresas en 3D por Polich Tallix Fine Art Foundry en Nueva York.

Este año los Oscars se imprimen con impresora 3D

Cuando Polich Tallix tuvo que reproducir 60 estatuillas el año pasado, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas querían unos premios que estuviesen más cercanos a la estatuilla original de Oscar del año 1929.

El encargado de hacerlo, se puso a trabajar con un escáner 3D con los dos diseños de estatuilla, la actual y la antigua y, a continuación reunió las cualidades deseadas de ambos diseños, en uno nuevo.

El diseño digital fue impreso en una impresora 3D en un molde de cera.

Un equipo de expertos fueron los encargados de cubrir cada molde con un recubrimiento de cerámica, que luego fue curada y calentada a 870 grados. Esa temperatura provocó que la cera se derritiese y quedase un Oscar vacío por dentro, para ser rellenado con bronce líquido a más de 1000 grados.

Después de que enfriase y se puliese, la estatuilla fue finalmente electrochapada con una capa permanente de oro de 24 quilates.

El resultado es una restauración sutil pero cuidadosa hecho a mano. Las medidas siguen siendo las mismas (la estatua mide 34 cm y pesa 3,8 kilos), pero los rasgos faciales son más definidos, sobre todo las orejas y parte del cabello. La espada de la estatuilla se basa también en un relieve más intenso entre las piernas de Oscar.

Cómo no se sabe cuales van a ser los ganadores, se han creado 223 placas de bronce grabado (uno para cada candidato) donde se podrá personalizar el Oscar cuando se haya recibido.

Este es otro ejemplo de cómo se puede emplear una impresora 3D. De esta manera, se tarda mucho menos en realizar una estatuilla que de la manera original. Además de abaratar los costes de los moldes.

Quien sabe, quizás en el futuro se pueda imprimir bronce líquido capa por capa directamente y crear así una estatuilla para cada uno. ¿Quién no querría tener una?